En Calzados Arpe queremos mostrarle cómo con solo dedicar unos cuantos minutos a proteger y limpiar sus zapatos podemos prolongar el buen aspecto y la vida de nuestro calzado.

A continuación veremos cómo tratar diferentes tipos de calzados dependiendo del producto utilizado para su frabricación:

 * Calzado de piel natural: piel lisa, ante o nobuck, engrasado, encerado y charol.

 * Calzado sintético: imita todos los tipos de piel natural.

 * Calzado de tela o textil. 


Calzado de piel natural y sintéticos:

   1. Piel lisa, natural y sintética: se limpia utilizando un cepillo para quitar el polvo, haciendo hincapié en las costuras, y con un paño impregnado en crema limpiadora específica para calzado limpiamos todo el zapato, arrancando así todas las manchas y rozaduras. Si no tenemos en casa esta crema podemos usar body milk, leche limpiadora o incluso crema facial.
      Con el uso, los colores van perdiendo intensidad y se pueden producir pequeños parches en el color debido a golpes o rozaduras. En este caso utilizaremos una crema renovadora del color igual al de nuestro calzado. Las cremas más efectivas son las especiales para calzado infantil o, si el calzado es de color blanco, las específicas para calzado deportivo.
      Cuando la crema se seque, frotamos enérgicamente con un paño seco para sacarle brillo.
   2. Ante o nobuck y terciopelo natural o sintético: lo mejor para estos tipos de pieles es aplicarles antes de usar pro primera vez un protector del agua y de las manchas para evitar que se incrusten en ellas.
      Se limpian con un cepillo para así eliminar el polvo. Si tienen rozaduras se limpian con una goma de borrar. Para una limpieza más profunda, con una esponja humedecida con agua y jabón se frota el calzado por igual, procurando que no se humedezca demasiado, a continuación se aclara y con un paño limpio, nuevamente humedecido, se retira la espuma y dejamos secar a la sombra. Una cosa a tener muy en cuenta es que nunca debemos ponernos los zapatos húmedos ya que podrían ensanchar y deformarse.
      Otro factor muy importante es que no debemos limpiar solo una parte del zapato, sino que debemos hacerlo en su totalidad, ya que sino aparecerán cercos y diferencias de color.
      Una vez secos los zapatos debemos cepillarlos para que se suelte el pelo y queden más bonitos.
   3. Engrasado y encerado: algunos de los procedimientos más utilizados para el cuidado de este tipo de calzado son el engrasado y encerado.
          * Engrasado: se limpia el zapato retirando el polvo con un cepillo y con un paño impregnado en grasa para calzado (si en ese momento no tenemos en casa podemos usar cualquier crema corporal) lo frotamos, de este modo, al tiempo que vamos limpiando los zapatos los nutrimos.
            Cuando usamos grasa debemos saber que ésta con el tiempo oscurece los colores, así que si queremos mantener el color original debemos usar crema protectora que protege y nutre, pero que no altera el color.
            La grasa da muy buen resultado si nuestro zapato tiene una mancha que no conseguimos quitar, en este caso aplicamos una buena capa de grasa y la mancha se disimula ya que todo el zapato se oscurece.
          * Encerado: al igual que en el proceso anterior, limpiamos el zapato con un cepillo para quitar el polvo y con un paño impregnado en crema encerada o crema protectora frotamos para quitar la suciedad y nutrir nuestros zapatos.
   4.Zapatos de charol: estos son los más fáciles de limpiar. Con un paño húmedo con unas gotitas de jabón limpiamos todo el zapato para eliminar la suciedad. Luego, con un paño seco frotamos para reavivar su brillo.

Calzado de tela o textil:

Se limpian primero cepillando para retirar el polvo y después, si tiene manchas, los frotamos con un cepillo con agua, jabón y unas gotitas de amoniaco. Después se aclaran y se dejan secar a la sombra.
¡Ojo con lavarlos en la lavadora! haciendo eso corremos el riesgo de que el pegamento pierda su efectividad y se estropeen o, si llevan apliques en piel, se pueden endurecer y al final acaban por cuartearse.
Muchos zapatos de tela llevan la suela de yute o de otro tipo de fibra natural. Con ellos debemos tener mucho cuidado porque la suela no se puede mojar ya que se pueden despegar al ponerselos, así que, para limpiarlos lo haremos sin mojarlos por completos y con la suela hacia arriba, procurando humedecerlos lo menos posible. 

Continuamos hablando sobre el cuidado del calzado pero en especial sobre los tipos de productos existentes en el mercado para ello. Podemos encontrar desde productos universales para todo tipo de calzado hasta otros con fines más esfecíficos.


Comenzamos hablando de los productos universales a la venta para todo tipo de piel, tanto natural como sintética:

    *Protector anti-suciedad: ayudan a repeler la suciedad en materiales claros y sensibles a la misma.
    *Impermeabilizante: protege de las manchas producidas por la lluvia y la humedad.
    *Adaptador: para evitar rozaduras y opresión en el calzado, adaptando el calzado al pie con solo aplicarlo en el momento de la colocación del zapato.
    *Desodorante: cuya función es desodorizar y darle frescura al calzado.

Para calzado de piel lisa, natural o sintética, podemos encontrar productos tales como:

    *Crema para pieles delicadas: que limpian y cuidan esas pieles que necesitan un cuidado especial, como las pieles de reptiles.
    *Crema para pieles: que limpian y nutren nuestro calzado.
    *Crema reparadora del color: con el uso los colores se van apagando y para devolverles su color original se les aplica este tipo de crema que la podemos encontrar en crema o en spray y en multitud de colores, según la moda.
    *Grasa: que nutre, protege e impermeabiliza.
    *Esponja con brillo instantáneo: en una sola pasada deja los zapatos como nuevos, ideal para llevarla siempre en el bolso o la maleta. Podemos encontrarlas en varios colores o incoloras, para poder utilizarlas con todo tipo de calzado.
    *Decapante del color: se utiliza para la limpieza previa al tinte, para quitar el brillo y la pintura.
    *Tinte: que tiñe y cambia de forma permanente el color de nuestros zapatos.
    *Gel de color metálico para pielas nacaradas.

Entre los productos específicos a la venta para calzado de ante o nobuck y terciopelo encontraremos:

    *Limpiador en seco: elimina las manchas y la suciedad.
    *Esponja de goma: que elimina la suciedad y renueva el aspecto del ante o nobuck.
    *Goma quitamanchas: elimina las manchas y reaviva el pelo.
    *Champoo limpiador: para limpiar las manchas y la suciedad.
    *Renovador del color: reaviva y mantiene el color del zapato y podemos encontrarlo en spray o en líquido.